Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

11 de febrero, Día Internacional de las niñas y las mujeres en la ciencia

Por: Eduardo Lugo Nolasco

Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar en 2016 el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Esta, como otras fechas conmemorativas, tiene el objetivo de reconocer los rezagos que diversos grupos poblacionales tienen y promover acciones para su avance. En el terreno de la educación y las ciencias, las mujeres siguen teniendo múltiples obstáculos estructurales que se traducen en datos como los siguientes, aportados por la propia ONU:

  • Las mujeres suelen recibir becas de investigación más modestas que sus colegas masculinos y, aunque representan el 33,3% de todos los investigadores, sólo el 12% de los miembros de las academias científicas nacionales son mujeres.
  • En campos de vanguardia como la inteligencia artificial, donde solo uno de cada cinco profesionales (22%) es una mujer.
  • A pesar de la escasez de competencias en la mayoría de los campos tecnológicos que impulsan la Cuarta Revolución Industrial, las mujeres siguen representando sólo el 28% de los licenciados en ingeniería y el 40% de los licenciados en informática y computación
  • Las investigadoras suelen tener carreras más cortas y peor pagadas. Su trabajo está poco representado en las revistas de alto nivel y a menudo no se las tiene en cuenta para los ascensos.

La violencia, la pobreza, la falta de oferta educativa en regiones específicas, y la persistencia de estereotipos y roles de género que ubican a las mujeres solamente en los espacios domésticos, de cuidado o de crianza, constituyen aspectos que limitan sus oportunidades de desarrollo en el terreno científico y constituyen temas a resolver en la agenda de país si se aspira a un desarrollo sostenible, justo y equitativo.

A nivel familiar, es posible promover las vocaciones científicas en las niñas;  desarrollar desde temprana edad un vinculo afectivo con la lectura y el estudio, promover el conocimiento de la historia de las mujeres en la ciencia, promover la participación en todo tipo de actividades didácticas en museos, universidades o centros de investigación, promover y hacer eco de la curiosidad infantil y de la capacidad de hacer preguntas, proyectar en las niñas sus capacidades y eliminar los estereotipos de género, constituyen algunas herramientas que aportan a que, en el desarrollo de las niñas, la educación, la ciencia y la tecnología, sean una alternativa. A la par de estos esfuerzos, como sociedad debemos exigir que haya presupuestos suficientes, oferta y calidad educativa a nivel superior.

Para cerrar, comparto esta reflexión de Marla B. Sokolowski (Canadá) Genética

«¡Es importante no desperdiciar la capacidad intelectual de la mitad de la población! Piensen en cuantos misterios más se resolverían si todas las mentes capaces que trabajan en un problema, se duplicaran e incluyeran tanto a hombres como a mujeres.»

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

MANTENTE CONECTADO

3,504SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

SIGUE LEYENDO