Nadie es padre o madre perfecta, pero tenemos oportunidades para mejorar

Por: Eduardo Lugo Nolasco

“No es fácil ser madre o padre”, “Nadie nos enseña a ser mamá o papá”, “Esto de ser mamá o papá es una tarea muy difícil”. Estas expresiones son usadas muy frecuentemente cuando la crianza y la relación con nuestros hijos e hijas presenta dificultades o sentimos que cometemos errores en ella.

Es probable que algunas de estas dificultades o errores puedan ser corregidos en el corto plazo, sin embargo algunas otras conductas pueden representar una trasgresión de los derechos de las niñas y los niños y afectar de manera negativa y permanente su desarrollo físico, emocional, cerebral, espiritual o de otra índole.

Por otro lado, no podemos desconocer que los contextos de pobreza, desigualdad y privación en la que viven muchas familias, se pueden convertir en escenarios favorecedores para la vulneración de derechos y para la realización de acciones que nos lleven a la negligencia como padres y madres. Del mismo modo, otras condiciones estructurales como la violencia social o institucional, el desempleo, la migración etc. generan efectos adversos en la crianza de las niños, niños y adolescentes; determinan nuestras posibilidades, nuestro estado físico, de salud y energía, provocan malestares, generan estados de ánimo etc. Por lo que, entender hoy la conducta de los padres y las madres no puede hacerse en aislado de todo este contexto.

A fin de mejorar las prácticas de crianza para que estas sean libres de violencia, y promuevan el desarrollo integral de las hijas e hijos se hace necesario pensar críticamente aquellas formas que ponen como eje central la disciplina, la conducta y la obediencia, generalmente estas formas han tenido como herramienta alguna o algunas de las expresiones de la violencia; desde la psicológica, la verbal o la física que, en la entrega anterior ya decíamos que hoy en día se encuentra prohibida de manera expresa en la ley al encontrarse una muy suficiente y variada evidencia científica que demuestra sus efectos adversos en el desarrollo físico, cerebral, emocional e intelectual de niñas, niños y adolescentes. Se hace necesario romper con una especie de pacto adultocentrista que le otorgaba a responsables de la crianza la posibilidad de buscar la disciplina la obediencia y la conducta deseada a través del uso de fuerza.

A la par del rompimiento de este pacto se hace necesario el desarrollo de competencias parentales como herramientas que hagan posible una crianza con enfoque de derechos y respeto a la dignidad humana de niñas, niños y adolescentes, parte de estas competencias o habilidades que hoy tendríamos que evaluarnos quienes ejercemos una labor de cuidado y convivencia con niñas, niños y adolescentes son las propuestas por Barudy y Dantagnan (2005) que presentamos brevemente.

EMPATIA: Es la capacidad de los adultos responsables de percibir y comprender las necesidades de los niños y las niñas, a través de sus expresiones emocionales y gestuales para responder de manera oportuna a sus requerimientos. Incluye el ejercicio y la capacidad de diálogo y escucha constante, de establecer formas de comunicación en donde el adulto realmente reconozca que el niño, niña o adolescente puede tener ideas, conocimientos o necesidades que le puedan hacer cambiar su opinión, implica también que como adultos responsables conozcamos su contexto y reconozcamos cómo este le influye en su conducta, en su estado de ánimo y en sus necesidades y deseos.


REDES: Es la posibilidad que tienen los padres y madres para pedir, recibir y ofrecer ayuda a sus redes familiares y sociales, lo que incluye a instituciones formales de la comunidad y a profesionales de la salud y de la educación. Se hace necesario que las instituciones obligadas por ley a promover la protección integral de niñas, niños y adolescentes generen los espacios, programas y proyectos sociales para ofrecer a las familias los apoyos que requieren para fortalecer sus prácticas de crianza y cuidado. Para lograrlo el estado y sus instituciones deben considerar a la infancia y adolescencia como sujetos de derecho no solo de asistencia ni de protección, e invertir lo necesario para que el funcionariado público que trabaja en estos temas cuente con el perfil, capacidad y capacitación adecuada para cumplir con sus funciones, es decir, profesionalizar el trabajo en favor de los derechos de niñas, niños y adolescentes.


MODELOS DE CRIANZA: Es poder reconocer las necesidades de cuidado y protección de los hijos e hijas y responder a ellas de manera práctica a través de pautas de crianza, que favorezcan su desarrollo teniendo referentes de diversas practicas de crianza con enfoque de derechos; la crianza lúdica, positiva, feminista, amorosa entre otras propuestas que hoy nos ofrecen alternativas más dignas y justas que el modelo adultocentrista de la crianza.


APEGO: Son las practicas cotidianas e  intencionadas  de relación con las niñas, niños y adolescentes a través del uso de recursos emocionales y cognitivos que tienen las madres y los padres para vincularse con sus hijos e hijas, incluye un trato respetuoso, una demostración y afirmación afectiva, una promoción constante de las fortalezas y de la autonomía pero también del sentido de familia y de colectivo en el marco incluso de las diversas configuraciones familiares y sociales que hoy tenemos.

Así pues, no existen las madres o los padres perfectos, nadie lo es, pero lo que si puede existir es la voluntad y disposición para generar los mejores espacios para el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes a lo que se sumen, como base estructural y como plataforma de desarrollo, las políticas públicas, programas y presupuestos suficientes y necesarios para fortalecer los espacios de crianza. La garantía y protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes es una agenda pendiente como sociedad y como estado, es la posibilidad para poder dotar a los espacios de cuidado de las fortalezas necesarias para afrontar un mundo tan complejo como en el que se desarrollan hoy en día las infancias y adolescencias. Seguiremos en el tema.

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

MANTENTE CONECTADO

3,434SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

SIGUE LEYENDO